“Imposible significa que no has encontrado la solución”

Amelia Earhart

Conoce al impulsor

Te comparto un poco sobre mí para que, si trabajamos juntos en el futuro, tengamos ya un vínculo mucho más cercano. Además, dicen que todo esto ayuda a empatizar y a estrechar lazos entre ambas partes. Sí sí ambas partes, porque yo además de enseñar, también aprendo mucho de tí.

 

Mi nombre es Samuel Fernández y soy estratega, consultor y educador financiero. Mi especialidad son las finanzas personales y mi trabajo es ayudar a las personas y familias a gestionar su economía, bien sea diseñando un plan de ruta a largo plazo, o simplemente proporcionando herramientas y conocimiento para optimizar al máximo sus recursos.

Quizás lo primero que te estás preguntando tiene que ver sobre cuál es mi formación en esta disciplina, o cuáles son los títulos que me legitiman para hacer lo que hago. Se me ocurre un ejemplo muy sencillo para resumirlo:

Imaginemos que llegas a casa de tu abuela y te cocina el plato que te encanta, ese que  elabora con tanta implicación para ti, y el cuál lleva haciendo y desarrollando durante toda su vida. Pero además de eso, como conoce tus gustos, le añade los ingredientes clave para que hagan que tu paladar no se pueda resistir. ¿Te gustaría que te enseñase la receta para así poder aplicarla cuando ella no esté? ¿O preferirías que te la enseñara un chef profesional que tiene muchos títulos pero no se ha molestado en conocer tus gustos?

En definitiva, ¿Qué te importa más: la fuente o el resultado?

Como dice Daniel Habif en su libro “Inquebrantables”:

“Hay a quienes los certifican los diplomas, y a otros…la vida”

Mi caso es el de haber adquirido el conocimiento a través de la curiosidad, del estudio autodidacta, de los libros, del networking, de asistir a cursos, de innumerables horas de podcast, de decenas y decenas de videos, de charlas con profesionales, de acudir a congresos… y en definitiva, de aprender de los MEJORES. Ese ha sido siempre mi principal objetivo.

La cantidad de estudios y diplomas no garantiza que el trabajo sea bueno. Lo que sí lo hace es el esfuerzo y el aprendizaje continuo para obtener resultados cada vez mejores.

Me gusta que cuenten conmigo por lo que sé hacer, por cómo puedo aportar valor y por la consecución de los objetivos que me propongo. Al fin y al cabo, el mejor aval que un profesional puede tener en su trabajo es la propia satisfacción de sus clientes.

Nací en Huesca hace 35 años, soy el hijo mayor de un emigrante andaluz y una “mañica” arraigada en la capital oscense.

Hice toda mi carrera académica en Huesca hasta el bachillerato y, quizás por esas cosas del destino, junto con un toque de ignorancia y atrevimiento, decidí dar un giro de 180º y emigrar a Inglaterra con 21 años.

Allí permanecí cuatro años, acumulando personas, trabajos, experiencias y madurez. En definitiva, curtiéndome en esto de usar la cabeza para cometer los menos errores posibles (algo que hoy en día me sirve para «cagarla» un poco menos).

Posteriormente, y tras mi regreso a España, decidí formarme en algo que me colocara en la rampa de salida del mercado laboral por disponibilidad, demanda y afinidad.

Elegí encaminar mi futuro por la rama de la biotecnología. Quizás esta fue la elección más acertada en ese momento, o quizás no, pero al menos me permitió desempeñarme durante varios años y estar a gusto con lo que hacía, aunque sin llenarme lo suficiente para considerarlo aceptable.

Hasta que un día llegó el momento. ¡Boom! La crisis existencial. El navegar sin rumbo, el «¿yo quiero hacer esto toda mi vida?», el «¿para qué he venido?», el tener la monotonía diaria más aburrida del mundo, el ver pasar los minutos, horas, días mientras mi frustración se había despertado y empezaba a crecer cada vez más.

«Felicidad no es tener lo que quieres, sino querer lo que tienes»

¡¡¡HASTA AQUÍ!!!

Quiero dedicarme a algo que me apasione, me haga feliz y aporte algo a la sociedad.

Las FINANZAS PERSONALES, eso que siempre me había interesado y que de manera natural se me daba bastante bien, pero que se encontraba en la parte menos visible de mi vida.

A partir de ahí, decidí dejar mi trabajo y comenzar a acumular conocimiento, pero esta vez con un fin en mente y de manera deliberada, ya no solo como un hobby.

A partir de entonces, empecé a aprovechar al máximo mi tiempo:

Escuchaba podcast mientras conducía
Veía videos cuando fregaba los platos
Estudiaba finanzas esperando el tren
Escuchaba clases grabadas cuando salía a hacer deporte
Repasaba apuntes antes de ir a dormir…

Fue en ese momento cuando cambió mi mentalidad financiera y aprendí la importancia de ver el dinero como un medio y no como un fin.

Un medio capaz de potenciar a las personas, facilitador de objetivos, y herramienta que no garantiza la felicidad plena, pero sí condiciona el bienestar y la prosperidad futura.

No entendía por qué algo tan poderoso era tan inalcanzable y desconocido a la vez.

Como algo tan básico e importante se intentaba mantener oculto desde pequeños por todos los medios.

Y sobre todo, no entendía por qué a las personas no se les ayudaba con algo tan complejo, pero a la vez tan necesario.

Desde entonces, con más conocimiento, práctica y experiencia, decidí que tenía que colaborar para ayudar a las familias y particulares a tomar mejores decisiones financieras, cambiando su mentalidad y aprovechando todos y cada uno de los recursos disponibles.

Es por eso por lo que ahora disfruto de haber convertido una de mis pasiones en mi profesión y no solo eso, estoy satisfecho de poder extender esta satisfacción que da tener una buena salud financiera al resto de las personas.

Y de verdad creo firmemente que la riqueza y prosperidad están disponibles para todos, solo hace falta apretar los botones adecuados. Ya sea con ayuda de alguien o de manera individual, considero que hace falta conocer lo que ocurre cuando apretamos esos botones, y también las consecuencias de no hacerlo.

La mayoría de las personas sólo conocen lo segundo (yo me encontraba allí hace unos años) y viven resignadas viendo inalcanzable algo que no es tanto y que piensan que se trata de un simple espejismo, LA PROSPERIDAD FINANCIERA.

A tu disposición pongo lo que he aprendido, así como la garantía de haberlo probado y de saber que funciona.

Antes de despedirnos, me gustaría compartir contigo algunas de mis preferencias personales que se resumen en una palabra. Puede que alguna de ellas te resulte familiar, mientras que otras quizá no sean de tu agrado. ¡Pero quién sabe!, tal vez descubramos algunos intereses comunes

PELICULA

Trainspotting

LIBRO

La psicología del dinero

CANCIÓN

Orobroy

REFERENTE

Marco Aurelio

AFICIÓN

Los amigos

DEPORTE

Running

COMIDA

Caracoles a la plancha

FRASE

Memento Mori

GRUPO DE MÚSICA

Marea

CIUDAD PARA VIAJAR

Bangkok

Ah, también te tengo que hablar sobre mi BLOG que encontrarás en otro apartado de esta página. En él escribo habitualmente y comparto trucos, consejos, novedades, noticias y todo lo que considero relevante para que puedas aplicarlo en tus finanzas.

No te lo pierdas !!!